23.3 C
Santo Domingo
domingo, noviembre 1, 2020
Inicio Destacado Un fallo electrónico arruina la remontada de Fernando Alonso en las 500...

Un fallo electrónico arruina la remontada de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis

Un problema electrónico arruinó el día en Indianápolis a Fernando Alonso, que tendrá que esperar para conseguir la Triple Corona. Remontó casi diez plazas, pero en la parte decisiva del domingo, su coche falló. De vuelta al fondo de la foto, sin nada que hacer. Acabó 21º. Álex Palou, el otro español en pista, se tuvo que retirar tras un accidente. La victoria fue para Takuma Sato, que también ganó en 2017, en el debut del asturiano. Un fuerte golpe de Spencer Pigot, a cinco vueltas para el final, hizo que el campeón entrara en meta bajo bandera amarilla.Fernando Alonso, en primer plano, durante las 500 Millas de...

La pandemia no detuvo a un aficionado de Iowa que desde 1981 no se había perdido ni una edición de las 500 Millas de Indianápolis. Se asomaba a la pista encaramado a un árbol, a 12 metros del suelo, con cartel incluido. Desde allí escuchó, mano en el pecho, el himno norteamericano, interpretado al micrófono y al piano por dos sanitarios. Donald Trump quiso, en su momento, que la carrera más famosa de su país fuera el primer gran evento con público, pero el imprevisible viaje del virus frenó sus intenciones. La NBA la burbuja de Disney en Orlando, la Indy muda y veremos si la Super Bowl en febrero tiene espectadores en directo. Ojalá, sería buena señal para todos.

En el óvalo, más allá del hombrito de Iowa, todo era cemento en silencio, una aberración para la carrera más bulliciosa del planeta. Sin fiesta en los aparcamientos ni en las tribunas, los coches cumplían con su dura tarea en el asfalto, 200 vueltas, nadas más y nada menos. Una obra que pelar con paciencia, porque nada se gana en los primeros 100 giros, donde más vale andar con tino y acertar con la estrategia.

En los primeros minutos, dos veces ya se había visto fuego en sendos monoplazas, forzando las primeras salidas del coche de seguridad. La bandera amarilla es alivio para los pilotos, que bajan velocidad, descansan el pie derecho -duele al final, reconocen- e incluso sacan las manos fuera del puesto de conducción para refrescarla. Una especie de saludito que sirve de relajo antes del nuevo esprint cuando se relanza la prueba.

SALIDA SIN DAÑOS

En el amanecer de la cita, a Fernando Alonso ni se le veía por la televisión, al salir en el pelotón trasero, terrotorio de codazos. Él quería escalar de a poco, sin prisa, camino de este ecuador de Indianápolis donde se hace la criba de los aspirantes. Su experiencia de 2017 así se lo indicaba, siendo capaz en su primera vez de rodar primero durante 27 vueltas. Aquello le despertó el gusanillo, al verse fuerte, competitivo a pesar de ser novato. Su segundo intento acabó en frustración, el año pasado, sin ni siquiera billete para poder partir -su coche falló en la sesión de clasificación y quedó fuera de la parrilla- y el tercero comenzó a la sombra de los aspirantes, muy lejos.

Rodó las 100 primeras vueltas cumpliendo la hoja de ruta, agazapado a la espera de que alguna bandera amarilla le sonriera. Es decir, que le tocara el frenazo con la parada hecha y poder ganar así posiciones.

A mitad del recorrido, los dos españoles, Alonso y Palou, estaban entre los 16 primeros ya. El segundo, rookie en la mítica carrera, se puso décimo en la vuelta 112. Por delante, ganadores en el pasado como RossiDixon Sato se alternaban el liderato mientras el domingo cogió emoción y las grúas tardaban en aparecer. Lástima que el siguiente frenazo fuera por culpa del accidente de Palou, en la 123. No le vino nada bien esto a su compatriota, que en la entrada a boxes quedó parado con un problema electrónico.

«No entra la marcha», repetía a sus mecánicos, perdiendo una vuelta y siendo doblado por el grupo justo en el peor momento posible. Un fallo de embrague arruinó al asturiano. Otra vez la mecánica como castigo.

De repente, perdió todo lo ganado en las ciento y pico vueltas anteriores. Se vio el 26, justo su posición en la parrilla de salida. Las uñas de Indianápolis no perdonan. La Triple Corona tendrá que esperar al menos dos años, los que ha dicho que tardará, al menos, en volver. No quiere distraerse en su regreso a la Fórmula 1, sin olvidar que en el óvalo de la velocidad extrema tiene un desafío pendiente

- Advertisment -

Most Popular

Mellizos y Nelson Cruz inician conversación de contrato

Los Mellizos  Minnesota  están interesados en retener al cañonero dominicano Nelson Cruz. De hecho, el club ya ha sostenido conversaciones con el criollo en...

Deporte japonés prueba tecnología para llenar estadios

El deporte japonés está usando equipo de alta tecnología para ver si pueden llenar los estadios a su máxima capacidad durante la pandemia de...

Cleveland rechaza opciones por US$23,5 millones a Carlos y Domingo Santana

Los Indios han rechazado opciones de club para el primera base Carlos Santana, el jardinero/bateador designado Domingo Santana y el relevista zurdo Brad Hand,...

Medias Blancas rechazan opción de US$12 millones de Edwin Encarnación y lo dejan libre

Los White Sox han rechazado sus opciones de club para el bateador designado Edwin Encarnación y el zurdo Gio González, según un anuncio del...

Recent Comments